fbpx

RIESGO DE ATRAGANTAMIENTO EN BEBÉS

El riesgo de atragantamiento es uno de los peligros que más asusta a las familias con bebés, sobre todo cuando empiezan la alimentación complementaria. Ya sea a base de sólidos o triturados, todas las personas con hijos tienen miedo de que su bebé se atragante. Pero, ¿conocemos la verdad sobre los peligros de atragantamiento en bebés?

¿Qué es realmente el atragantamiento? ¿Existe un mayor riesgo de atragantamiento cuando damos alimentos sólidos que cuando damos triturados? ¿Con qué alimentos se puede atragantar mi bebé? ¿Cómo evitar el riesgo de atragantamiento? He querido escribir este artículo para aclarar conceptos básicos y conseguir que dejes de alimentar a tu bebé con miedo a que se atragante.

¿Qué es el atragantamiento?

Hay dos tipos de atragantamiento: el atragantamiento parcial y el atragantamiento total.

  • El atragantamiento parcial se da cuando un alimento (o cualquier otro objeto) bloquea de forma parcial las vías aéreas. El aire sigue pasando y por lo general, el bebé tose para expulsar el alimento.

Si tu bebé se atraganta y tose, DÉJALE QUE TOSA.

  • El atragantamiento total se da cuando un alimento (o cualquier otro objeto) bloquea de forma total las vías aéreas. El flujo del aire será imposible. El bebé no tose, no hace ningún ruido y se empezará a poner rojo e incluso morado al no llegar el oxígeno a las células. Este tipo de atragantamiento produce asfixia.

Podemos atragantarnos con cualquier alimento, ya sea sólido o líquido. Es bastante común que los bebés se atraganten con leche materna.

En el curso BLW: los primeros pasos aprendiendo a comer, además de explicar en detalle la diferencia entre asfixia y atragantamiento, os contamos qué debéis hacer en cada caso. El curso también incluye nociones de primeros auxilios para que sepáis cómo actuar en caso de accidente.

¿Cuál es la diferencia entre el atragantamiento y las arcadas?

Una arcada se da cuando el bebé está aprendiendo a gestionar alimentos. Tu bebé seguramente tenga arcadas si se mete a la boca un alimento demasiado grande o si se lo lleva demasiado atrás antes de haberlo desecho con las encías. A través de la arcada, lo saca de la boca para seguir mordisqueándolo. Es la forma que tienen los bebés de aprender a comer. No te preocupes si tu bebé tiene una arcada.

Las arcadas no tienen nada que ver con el atragantamiento (que es accidental), aunque al principio asustan mucho. Deja que tu bebebé continúe su proceso. Por sí mismo o misma, irá aprendiendo a gestionar los distintos alimentos y texturas.  

¿Existe un mayor riesgo de atragantamiento cuando damos sólidos en vez de triturados?

No. Varios estudios han demostrado que el baby-led weaning (BLW) no aumenta el riesgo de atragantamiento con respecto a la alimentación complementaria a base de triturados. Dar alimentos sólidos en vez de papillas no aumenta el riesgo de atragantamiento en bebés.

Es más, a largo plazo, los bebés que aprenden a comer directamente con sólidos, saben gestionar mejor los alimentos y se atragantan menos a medida que crecen.

Puedes descargarte gratis la guía para hacer BLW en calma y con amor.

¿Con qué alimentos se puede atragantar mi bebé?

Cualquier alimento puede producir un atragantamiento. Por ello es importante modificar la textura y la forma de los alimentos para evitar que el atragantamiento sea total. Es decir, para que el alimento no pueda bloquear las vías respiratorias. Los alimentos que más riesgo suponen son los alimentos redondos, duros o gomosos, que por su forma o su textura puedan bloquear el paso del aire.

Conviene evitar productos como salchichas, caramelos o chicles, ya que por su forma y su textura podrían provocar asfixia en un bebé. Además, son productos muy poco interesantes a nivel nutricional y deberían evitarse a cualquier edad.

Con respecto a alimentos saludables duros o redondos como zanahorias o manzanas crudas, uvas, tomates cherrie, cerezas, moras o arándanos… podrían suponer un riesgo de atragantamiento. Sin embargo, como son interesantes a nivel nutricional lo que haremos será modificar su textura y su forma para evitar que el bebé se atragante.

¿Cómo evitar el riesgo de atragantamiento?

Para evitar el riesgo de atragantamiento, es imprescindible cocinar los alimentos duros para conseguir que tengan una textura blanda y suave que tu bebé pueda gestionar por sí mismo o misma. Además de cortar los alimentos redondos o alargados para conseguir gajos que no puedan taponar por completo las vías aéreas. Por ejemplo, cortaremos las uvas en cuatro gajos para evitar que tengan la forma redonda que podría bloquear por completo el paso de aire.

Tu bebé también puede atragantarse con objetos redondos, duros o gomosos como botones, canicas, juguetes, gomas de borrar, piezas pequeñas… Cualquier objeto que pueda bloquear por completo las vías aéreas, puede ser un peligro para tu bebé. Por ello, lo mejor que puedes hacer es esconder este tipo de objetos lejos de su alcance. Y siempre asegurar que tu bebé está acompañado de un adulto responsable. Siempre. Además, es importante tener en cuenta otros factores como la postura.

Si quieres aprender más sobre la seguridad en la alimentación complementaria y el baby-led weaning, en el curso BLW: los primeros pasos aprendiendo a comer tienes un módulo completo dedicado al riesgo de atragantamiento.

Si necesitas ayuda personalizada con la alimentación de tu bebé, puedes contactar con Nutritribu aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú