fbpx

ALERGIAS ALIMENTARIAS, TODO LO QUE NECESITAS SABER ANTES DEL DIAGNÓSTICO

¿Crees que tu peque no tolera algún alimento? ¿Sospechas de una posible alergia alimentaria? Es posible que te hayas informado y hayas leído sobre las alergias alimentarias, o quizá hayas escuchado casos de otros peques con alergias alimentarias y creas que tu peque puede tener alergia también. Por eso he querido escribir este artículo sobre todas las posibles dudas que he escuchado en la consulta de nutrición antes del diagnóstico de alergia alimentaria.

¿Qué es una alergia alimentaria?

Una alergia alimentaria es una reacción exagerada del sistema inmune ante una o varias proteínas de los alimentos. El sistema inmune nos protege de posibles amenazas, como virus o bacterias nocivos, ayudándonos a cuidar nuestra salud. En el caso de las alergias alimentarias, el sistema inmune nos intenta proteger ante uno o varios alimentos que, a priori, no representan una amenaza real. El sistema inmune produce una reacción de hipersensibilidad desmesurada ante una o varias proteínas de los alimentos.

¿A qué alimentos podemos tener alergia?

Cualquier alimento puede producir alergia. El sistema inmune podría reaccionar ante cualquier proteína (que llamamos alérgeno). Sin embargo, hay 8 alimentos que provocan el 90% de las alergias:

  • Leche
  • Huevo
  • Soja
  • Trigo
  • Cacahuetes
  • Frutos secos
  • Pescado
  • Marisco

Sin embargo, que sean los más comunes no quiere decir que sean los únicos. Es importante que apuntes los síntomas de alergia que presenta tu peque, así como todo lo que come tu peque (atención a los ingredientes ocultos). De esta forma, será mucho más fácil diagnosticar a qué alimento o alimentos reacciona tu peque.

LLEVA UN REGISTRO DE ALIMENTOS Y SÍNTOMAS PARA FACILITAR EL DIAGNÓSTICO DE LA ALERGIA ALIMENTARIA DE TU PEQUE.

consejo de Nutritribu
Descárgate gratis la guía para vivir las alergias de tu peque sin miedo

¿Cuáles son los síntomas que producen las alergias alimentarias?

Los síntomas más frecuentes de la alergia pueden afectar a uno o varios órganos del cuerpo. En función del tipo de alergia (mediada por IgE o no mediada por IgE) veremos los síntomas aparecer desde las primeras horas tras la ingesta o incluso hasta 48 horas después.

¿Qué tipos de síntomas existen?

  • Digestivos: vómitos, náuseas, diarrea, estreñimiento, dolor abdominal, hinchazón, sangre en heces…
  • Respiratorios: dificultad para respirar, tos, sibilancias, rinitis…
  • Cutáneos: rojeces, granitos, picor, prurito, urticaria, eccemas…
  • Circulatorios: cefalea, palpitaciones, pérdida del conocimiento…
  • Anafilaxia. Es el síntoma más grave que pueden provocar las alergias. En realidad, se da cuando aparecen varios síntomas a la vez, pudiendo presentar síntomas en varios órganos. Una anafilaxia suele causar inconsciencia y puede incluso llegar a causar la muerte de la persona con alergia.

Por un «poquito» no pasa nada.

UNA ALERGIA ALIMENTARIA PUEDE CAUSAR LA MUERTE. POR “UN POQUITO” DEL ALIMENTO PUEDE PASAR MUCHO.

¿Cómo se diagnostican las alergias alimentarias?

En caso de sospecha de alergia, tu pediatra os derivará a alergología para que hacer las pruebas necesarias. Existen varias pruebas para diagnosticar una alergia alimentaria, sobre todo cuando es una alergia mediada por IgE.

Además de un análisis de sangre para comprobar la presencia de anticuerpos en sangre, la prueba más conocida para alergias alimentarias es el PRICK TEST. El prick test es una prueba cutánea en la cual se introducen, de forma subcutánea, varios alérgenos en la piel del paciente (normalmente en el brazo). En función del diámetro de la rojez ante cada alérgeno, podremos comprobar la reacción alérgica, que se mide con respecto a un control negativo (la piel normal) y un control positivo (inyectando directamente histamina).

También existen las pruebas epicutáneas para las alergias no mediadas por IgE. Son unas pruebas parecidas al prick test, pero con una espera de unas 48 horas para comprobar los síntomas tardíos típicos de estas alergias alimentarias.

Y, por último, la prueba de provocación. Que consiste en ofrecer el alimento del que se sospecha la alergia alimentaria y observar, en ambiente hospitalario, qué síntomas provoca. Así podremos asegurar el diagnóstico de alergia sin dudas. También sirve para comprobar la tolerancia de los alimentos si creemos que la alergia ha podido desaparecer.

Cualquiera de estas pruebas solo sirve para confirmar el diagnóstico de alergia alimentaria tras haber observado la sintomatología. Sin síntomas de alergia, no hay sospecha de alergia. 

Si después de leer toda esta información con respecto a las alergias alimentarias sospechas que tu peque tiene alergia alimentaria, lo mejor que puedes hacer es acudir a tu pediatra para que te derive a alergología. Si necesitas ayuda especializada para hacer un plan de alimentación personalizado, en Nutritribu podemos ayudarte. Puedes consultar tus dudas a nuestra dietista-nutricionista infantil y familiar especializada en alergias alimentarias, aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú