fbpx

Crear un entorno saludable y un ambiente que potencie la salud es imprescindible si queremos que nuestros peques tengan hábitos saludables. ¿Cómo vamos a hacer que coman fruta y verdura si tenemos los armarios llenos de bollería y patatas fritas?

Quiero compartir contigo 3 consejos para crear un ambiente saludable en casa:

1. Pon a su disposición alimentos saludables.

Sin prohibir que coman productos o alimentos menos saludables, lo que haremos será facilitar que consuman alimentos de calidad. ¿Cómo? Poniendo a su alcance alimentos saludables. Si siempre hay un frutero a la vista, si servimos ensalada y otras verduras para cenar, si al abrir el armario de la cocina cuando tienen hambre encuentran opciones saludables… comerán alimentos saludables.

De eso se trata crear un ambiente saludable, de asegurar que el entorno y las opciones que les damos sean saludables. Esto no quiere decir que vayamos a obligarles a comer, ni que vayamos a prohibir comer poco saludable. Simplemente, lo que encontrarán en casa serán opciones saludables.

Si lo hacemos desde un inicio, será más fácil que se acostumbren a recurrir a alimentos saludables antes de buscar otras opciones como bollería, patatas fritas, refrescos… Si quieres comenzar a crear un ambiente saludable cuando son mayores, es importante hacerlo a su ritmo y no imponerles un cambio radical si no están preparados. Y si necesitas ayuda, siempre puedes contar con una dietista-nutricionista familiar.

2. Sé su ejemplo: come sano delante de tus peques y también querrán comer alimentos saludables.

Siempre hablo de la importancia de educar en el ejemplo. Sobre todo, en los hábitos saludables. No podemos pretender que nuestros peques tengan hábitos saludables si nosotros, como madres y padres, no llevamos un estilo de vida saludable.

Con respecto a la comida, el simple hecho de que comáis juntos alimentos saludables (en un entorno distendido y divertido, sin gritos ni broncas), ya va a hacer que tus peques quieran imitarte y comer lo que tú comes.

Crea un entorno saludable en casa para que tus peques quieran cuidarse y comer sano.

3. Juega en familia en un entorno saludable.

Además de jugar con la comida, hablo también crear un ambiente saludable a la hora de jugar. Y de jugar con juegos saludables. ¿Qué son los juegos saludables? Simplemente son juegos – cualquier juego – que nos sirven para educar en hábitos saludables.

Por ejemplo, que los juguetes de comida no sean con comida rápida sino con alimentos de calidad, saludables. Podemos jugar a plantar un huerto y que las verduras que vayamos recolectando, las cocinamos. Podemos jugar a que tenemos un hotel ecológico donde se cocinan solo alimentos locales y de temporada.

Si jugamos a las cocinitas y nos preguntan qué queremos comer (como si fuese un restaurante), pide platos saludables desde la diversión y el placer. “A mí hoy me apetece un gazpacho, mmm ¡qué rico! Espero que lo tengan en la carta…”. Si hacemos un puzzle o si pintamos un cuadro, o cualquier otra manualidad, intenta que el trasfondo del juego sea saludable (aunque no hace falta pintar como Botero).

Si les leemos un cuento, intenta leerlo tú primero para asegurarte de qué valores trasmite. Es importante filtrar lo que les leemos a los peques, porque a raíz de los cuentos, irán construyendo su realidad. Si leemos cuentos saludables, cuentos feministas, cuentos que visibilicen la realidad de otras culturas…también construirán su realidad más justa e igualitaria.  

Haz de lo saludable algo divertido. Juega con tus peques y haz que jueguen en un entorno saludable para que asocien salud y diversión, en vez de salud y aburrimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú