fbpx

Castigar es una palabra fea por sí sola. Si además juntamos castigo y comida, suena todavía peor. ¿Tiene sentido castigar a los peques si no se comen un plato saludable? ¿Qué conseguiremos con estos «castigos comestibles»? ¿De verdad crees que con un castigo vas a lograr que tu peque se coma la verdura, el pescado o el alimento x que no quiere comer? ¿Tú lo harías?

Llevamos siglos utilizando los castigos para conseguir que las personas hagan cosas. Castigos físicos, castigos psíquicos o castigos simbólicos. Castigo y respeto no son palabras que se den bien la mano. Castigo y alimentación saludable, tampoco.

En pleno siglo XXI, con todas las estrategias y herramientas que tenemos, los libros, los estudios científicos, los avances en medicina, educación, crianza… ¿Tiene sentido castigar a nuestros peques con comida?

“Si no te comes la coliflor, no te levantas de la mesa”

“Como no te comas la fruta no salimos a jugar”

“Si no te acabas las lentejas, no te doy el postre”

“O te comes la ensalada o no comes pan”

Seguro que has dicho o escuchado estas frases alguna vez. Es normal, puede que te hayan educado así. Quizá las hayas escuchado de boca de tu madre o tu padre. Era muy común castigar a lxs niñxs si no se comían o se acababan un plato. ¿Tiene sentido?

Hay otras alternativas para conseguir que nuestrxs peques coman sano, ¿no crees? ¿Crees que tus peques crearán asociaciones positivas con los alimentos saludables si hay un castigo detrás?

Piensa qué pasaría si, en vez de castigar, celebrásemos que han probado una comida nueva. O jugásemos con ese alimento que tanto le cuesta comer. O si cocinásemos juntos platos saludables, sin broncas ni enfados. O si nos divirtiésemos haciendo una ensalada todas las noches en familia. ¿Crees que estas alternativas harían que tus peques creasen asociaciones positivas con los alimentos saludables? A mí, al menos, me parece una idea mucho más atractiva.

¿Y tú qué opinas? Castigos, ¿sí o no?

Puedes escuchar el podcast de esta semana en Ivoox, Spotify o Anchor. En él hablamos en profundidad sobre castigos relacionados con la comida.

¡Nos escuchamos, familia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú