fbpx

¿Utilizas ciertos alimentos poco interesantes a nivel nutricional como premio? ¿Te han educado dándote premios si comías «bien»? ¿Te cuesta romper los patrones con tus hijxs y también les premias con la comida?

¿O, por el contrario, piensas que premiar con comida no es la solución para conseguir buenos hábitos de vida? Aunque tú pienses así, quizá tu pareja o los abuelos de los peques o los cuidadores u otras personas cercanas a él o ella sí que lo hagan. ¿Crees que mediante premios podemos lograr que los peques tengan una buena relación con la comida?

Cuando premiamos con comida a nuestros peques les estamos haciendo un flaco favor. Podríamos incluso hablar de “chantaje”. “Si te comes el brócoli, te doy unas natillas de postre”. En realidad, es un intercambio. Estaríamos “comprando” que el peque coma un alimento saludable y “pagando” con un alimento poco saludable. ¿Tiene sentido hacer esto?

Si se come el brócoli con el premio de las natillas en mente, ¿estamos consiguiendo que quiera comerse el brócoli? ¿O estamos consiguiendo que quiera comerse las natillas y se coma el brócoli como un trámite?

Piénsalo.

Motivar u ofrecer un alimento saludable no es lo mismo que premiar con la comida. Hay otras formas mucho más eficientes a largo plazo para conseguir que tu peque QUIERA COMER SANO y se divierta haciéndolo.

En el podcast de Nutritribu esta semana hablamos, precisamente, de premiar con la comida. Y de las consecuencias que esta forma de educar está realmente provocando en la alimentación de nuestros peques y en su relación con la comida. ¿Es peor el remedio que la enfermedad?

Escucha el episodio en Spotify, Ivoox o Anchor y descúbrelo.

¡Nos escuchamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú